4 FORMAS DE METER LA PATA AL SACARTE EL CARNET.

Esto de sacarse el carnet es un peñazo te pongas como te pongas. Y  además,  si cuando nos ponemos a sacarlo, metemos la pata con errores tontos… peor que peor. Aquí te vamos a iluminar para que no cometas errores de bulto que hacen que te cueste más dinero y más tiempo.

Primera metedura de pata: elige la fecha

El primer error que se comete es la elección de la fecha o época del año en la que decides sacarte el carnet de conducir. En el caso de los estudiantes lo peor que podemos hacer al  elegir fecha para examinarse del carnet de conducir es que coincida con los exámenes finales, lógico ¿verdad?, ¿Y por qué comete la gente este error tan gordo?, pues porque estos exámenes finales son en primavera, y es, en esa época del año, cuando llega el calorcito y cuando  entran las prisas por tener el carnet para poder  ir a la playa en coche.

Pero ¿qué relevancia puede tener esto en la obtención del carnet?, pues que si tienes que estudiar para los exámenes finales y tienes que estudiar para el examen teórico… una de dos, o tienes mucha capacidad de estudio o te agobias, o renuncias a algún examen. Normalmente y como no puede ser de otra forma, se renuncia al carnet y… ¡ya me lo sacaré mas adelante! ¡Primera intentona! Primer retraso en tu objetivo y primera decepción…

Otro ejemplo, de posible error en la elección de la fecha para sacarte el carnet, es al cumplir los 18 años. Cuando se alcanza la mayoría de edad entran unas prisas, inexplicables, por hacer las cosas que, antes de esta mayoría de edad, no se te dejaban, entre ellas conducir un coche.

Realmente está bien obtener el carnet de conducir lo antes posible, pues cuanto más joven se es, más reflejos se tienen. Con esta edad se está más libre de preocupaciones y se dispone de más tiempo, pero esto no quiere decir que no se deban tener en cuenta otro tipo de cosas y que por el simple hecho de tener edad para sacarte el carnet vayas corriendo y sin planificarlo.

Segunda metedura de pata: pensar que el teórico es la prueba más complicada

Otro error muy común es pensar que lo más complicado del carnet de conducir es el examen teórico y que el práctico se consigue fácilmente. No es así, el curso teórico te lo puedes tomar con un poco de más tranquilidad y puedes prepararte a conciencia para no suspender.

Por otra parte la prueba teórica es muy parecida a los test que has estado haciendo durante tu preparación, solo tienes que leer y contestar con seguridad a algo que ya tienes estudiado, ¡vamos… un examen más de tantos de los que has hecho en tu vida! Y esto no resulta tan estresante como el examen práctico.

No pienses que porque hayas conducido un ciclomotor o alguien de tu familia te haya dejado, alguna vez, el coche, ya sabes conducir…  ¡error!  Además de que esto es falso, no solo tienes que saber conducir. Para aprobar el examen práctico, tienes que estar preparado para seguir las indicaciones del examinador y entender las expresiones técnicas que este va a utilizar. No es lo mismo que tu colega te diga “entra en esa calle”, mientras te señala con el dedo, que el examinador te diga, “haga un giro indirecto a la izquierda” mientras observa cada movimiento tuyo, si has puesto el indicador, si te has colocado correctamente o si has mirado por el espejo retrovisor.

Tercera metedura de pata: buscar la autoescuela correcta

No cometas el error de matricularte en una autoescuela que no cubra tus necesidades tanto en cercanía, como horario o en precio. Hasta hace tan solo unos años los aspirantes a sacarse el carnet de conducir no tenían duda a la hora de matricularse en una autoescuela. Lo hacían en la más barata, en la que se matricularon sus padres o sus hermanos mayores o en la más cercana.

  • Cercanía: Sin lugar a dudas,  de todo esto lo más importante es la cercanía ¿por qué? Pue  porque esa cercanía te hace ganar tiempo, tiempo que en vez de invertir en desplazarte hasta llegar a la autoescuela  puedes invertir en estudiar.
  • Horario: También es importante el horario. Hay personas a las que su horario laboral no les permite asistir a la autoescuela, por ejemplo las personas que  trabajas en el comercio.

Hoy en día existe la posibilidad de estudiar, para el curso teórico, en tu casa con tu ordenador, en el autobús con tu móvil, en el horario que quieras o que tengas disponible. Todo esto es posible  gracias a los cursos teóricos on-line como por ejemplo el de mi carnet.net, que te permite, incluso, recibir clases teóricas en vídeos  impartidas  por un profesor. Cursos totalmente actualizados y por un precio muy asequible.

 Cuarta metedura de pata: no tener recursos suficientes

No cometas el error de iniciar este “aventura” sin contar con un poco de dinero. Debes tener preparado el presupuesto, un presupuesto que te permita, por lo menos, pagar la matrícula, la tasa de tráfico, el curso teórico y cinco días de clases prácticas.

Con esta previsión económica te sacaras el carnet de conducir con un poco de más tranquilidad. Aunque tengas que esperar un poco más de tiempo y ahorrar un poco, te aconsejamos que cuando arranques con el carnet no lo hagas con  el dinero justo… que tengas un pequeño fondo del que tirar. O por lo menos contar con alguien que te lo pueda prestar… los padres y los abuelos son los más clásicos.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad y que no te agobies cuando te decidas a conseguir tu carnet…quien sabe, a lo mejor hasta te diviertes aprendiendo a conducir.

0